87º Líder Obrero Asesinado en Guatemala desde 2004

87º Líder Obrero Asesinado en Guatemala desde 2004

38 ONGs y sindicatos de Estados Unidos y Europa envían una carta al Presidente de Guatemala sobre el asesinato de otro sindicalista.

En Guatemala, defender tus derechos en el trabajo puede costarte la vida. Los trabajadores/as que se pronuncian contra el robo de salarios, la explotación y la discriminación antisindical corren el riesgo de sufrir represalias graves, como intimidación, amenazas, violencia física, secuestros e incluso asesinatos.

En Guatemala, la violencia contra los defensores de los derechos de los y las trabajadores es la norma, no la excepción. Desde 2004, 87 dirigentes obreros han sido asesinados, una realidad que hace Guatemala uno de los países más peligrosos del mundo para ser sindicalista.

Los autores de estos crímenes permanecen en la impunidad. Según la Confederación Sindical Internacional (CSI), 73 sindicalistas fueron asesinados en Guatemala entre 2007 y 2014, pero ninguna persona ha sido condenada por estos atroces crímenes. Y aunque el gobierno guatemalteco ha firmado acuerdos con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) comprometiéndose a la protección de estos activistas, el derramamiento de sangre y la violencia siguen siendo el statu quo.

Para Tomás Francisco Ochoa Salazar, los intentos de organizar a trabajadores/as en la planta de procesamiento de carne - Carnes Procesadas S.A. - donde trabajaba en la ciudad de Guatemala, llevo a que dos personas en una motocicleta le disparen a el y a otro miembro del sindicato cuando salieron de la fábrica el 1 de septiembre, 2017. Andy Noel Godinez sobrevivió, sufriendo lesiones que no amenazaron su vida pero Tomas fue asesinado, dejando atrás a su esposa y sus tres hijos.

Tomás era el Secretario de Conflictos de SITRABREMEN, un sindicato joven que recientemente recibió el reconocimiento oficial del Ministerio de Trabajo en febrero de 2017. SITRABREMEN informa que su empleador, Carnes Procesadas, S.A. ha estado involucrado en una agresiva campaña antisindical, sometiendo a lideres y miembros a represalias injustificadas, hostigamiento y suspensiones.

SITRABREMEN solicito por la solidaridad internacional después del fusilamiento de dos de sus miembros. El Foro Internacional de Derechos Laborales (ILRF) y el Centro de Solidaridad reunieron 38 firmas de sindicatos y ONGs de los Estados Unidos y Europa, pidiendo al presidente guatemalteco, Jimmy Morales Cabrera, que instara al Ministerio Público a llevar a cabo una investigación completa e inmediata. La carta también expresó serias preocupaciones con respecto a la violencia general contra los defensores de los derechos humanos en el país.

En Guatemala, los trabajadores/as cotidianos tratan de organizarse pacíficamente para obtener salarios que puedan sostener a sus familias, mantener a sus hijos alimentados, alojados y educados. Y todos los días, las personas que tratan de cambiar sus países para lo mejor, crean trabajo decente y el diálogo democrático, son silenciados. A veces son acosados ​​o despedidos y muchas veces los ponen en una lista negra, nunca más capaz de encontrar otro trabajo. Sin embargo, con demasiada frecuencia los activistas de los derechos de los y las trabajadores son asesinados en sangre fría, como Tomás Francisco Ochoa Salazar, fusilado afuera de la fábrica en la que trabajaba a las 2:20 pm un viernes. Todo por atreverse a tratar de ganar un acuerdo de negociación colectiva.

La violencia y la impunidad tienen un efecto escalofriante en la capacidad de los y las trabajadores para ejercer sus derechos básicos. Abogar por condiciones de trabajo humanas y puestos de trabajo con dignidad nunca debe costarte la vida. Sin embargo, los gobiernos nacionales, las instituciones internacionales y los empleadores aún no abordan eficazmente la violencia contra los sindicalistas en toda América Central. En el mundo en desarrollo, el asesinato de un activista de los derechos de los trabajadores/as es tratado con demasiada frecuencia, muchas veces como un negocio normal. Debe darse mayor prioridad, con cero tolerancia.

Si desea leer la carta enviada al Presidente Jimmy Morales Cabrera, haga clic aqui.